Comprendiendo el pensamiento adolescente.

Terapia de Grupo en Pacientes Oncológicos
11/09/2020
¿Cuánto tiempo dura un recuerdo en la memoria?
15/09/2020

Comprendiendo el pensamiento adolescente.

Además de los cambios físicos que la persona presenta durante su transición por la adolescencia, evidentes y notorios para el resto, el adolescente también presenta una serie de cambios cognitivos que son de vital importancia en su desarrollo. Según Coleman y Hendry (2003) estos cambios logran una independencia de pensamiento, una nueva perspectiva hacia el futuro, madurez, destrezas de comunicación y asumir un papel en la sociedad. Varios psicólogos se han destacado en investigaciones del pensamiento adolescente, entre ellos se encuentran Piaget, Elkind y Kohlberg que serán analizados más adelante.

Piaget señala que además de un aumento en la destreza cognitiva, comienza un desarrollo en el pensamiento operacional formal. Una de las características de este pensamiento es la capacidad de los adolescentes de construir proposiciones “contrarias a los hechos”, con un enfoque hipotético-deductivo. También pueden lograr constructos mentales como objetos manipulables, que facilitan una resolución de problemas. Por ejemplo, ante un problema el adolescente con un pensamiento operacional formal analiza todas las posibles alternativas; las distribuye, las maneja y las adapta para que logren resolver el problema de una manera más rápida y eficaz. Esto resume Murray, en cinco criterios: duración, resistencia a las contrapuestas, transferencia específica, transferencia no especifica y necesidad. (Coleman & Hendry, 2003, pp.44-47)

Por otro lado, Elkind integra el trabajo de Piaget junto con el conocimiento social de los adolescentes y cómo éste influye en su cognición; el egocentrismo adolescente. Él habla de dos características importantes en el pensamiento adolescente, la primera es sobre la “audiencia imaginaria” se refiere a que los adolescentes asumen que el resto de personas piensa, siente y les afectan las mismas cosas que a ellos; porque para ellos es sumamente importante, así que por consecuente para los demás también. La segunda es “la fábula personal” que tiene que ver con cómo se ve el individuo a sí mismo, que se basa en una inmortalidad, omnipotencia y la creencia de que es único y especial. (Coleman & Hendry, 2003, pp.49-50)

Un último autor importante que investigó sobre el pensamiento adolescente es Kohlberg, amplia el trabajo de Piaget y lo sintetiza en que la cognición adolescente también conlleva dilemas morales, sobre todo en esta etapa de desarrollo. Comienza con el desarrollo preconvencional, que se subdivide en estadio 1: castigo y obediencia y estadio 2: Hedonismo instrumental. Luego, el convencional, con el estadio 3: orientación de relaciones interpersonales y estadio 4: mantenimiento de orden social. Finalmente, el desarrollo post convencional, con el estadio 5: Contrato social y estadio 6: el principio ético universal. (Coleman & Hendry, 2003, pp.53-54)

A través de los estadios se logra observar qué tan cambiante es el pensamiento adolescente, desde los primeros estadios que se basan en principios conductuales, que la persona actúa mediante castigo y recompensa, sin pensar mucho en la situación ni en posibles respuestas diferentes. Va escalando hasta finalmente llegar al principio ético universal en que la persona ya es capaz de razonar a un nivel que le permita analizar todos los hechos y tomar una decisión.

El adolescente maneja todos estos procesos cognitivos en conjunto con sus cambios físicos y su relación con el ambiente. Ningún adolescente se desarrolla de la misma manera que otro, ni físicamente ni cognitivamente. Es por eso que algunas personas critican estas teorías, ya que no necesariamente les suceden a todos los adolescentes y mucho menos en línea cronológica. Sin embargo, dan pautas y explicaciones a lo que la mayoría de los adolescentes están experimentando. Es importante darle su debida importancia y no restarle por ser adolescente, ya que el desarrollo del pensamiento adolescente puede influenciar de gran manera a su personalidad y forma de ser más adelante en su vida.

Tamara Yánez 
Psicóloga 
Coordinadora Fundación Mai

Bibliografía

Coleman, J. C. & Hendry, L. B. (2003). Psicología de la adolescencia. Madrid: Ediciones Morata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
Hola
¿En que podemos ayudarte?